Cada vez más mujeres practican boxeo recreativo

5
618

Lo hacen en el gimnasio del ex boxeador Jorge “Karateca” Medina, ubicado en Av. Fleming 946, Martínez. Eligen esta actividad para desenchufarse y cuidar su figura.

box femenino final

Un nuevo templo del boxeo hace furor en Martínez (San Isidro). Hay dos cuestiones que  llaman la atención: paradójicamente, en este gimnasio de box no hay boxeadores profesionales. Parece que al  dueño, el ex boxeador Jorge “Karateca” Medina (53) , que tan bien conoce el gremio, ya no le simpatizan.  ¿Quiénes son los que entrenan entonces? “Madres. Padres. Hijos. Acá se enseña boxeo recreativo”, dirá Medina, un tipo con mirada de piedra y humor desopilante a la vez. El otro detalle es que  casi la mitad de los alumnos son mujeres. Y si de prejuicios machistas se trata, Medina asevera: “Hay chicas que sacan los golpes mejor que los hombres”. ¡Estalló el boom del box femenino!

Para ser parte de este templo, según su creador hay reglas que  respetar. Y algunas empiezan en el vestuario de hombres: “¡El que no seca la ducha…cobra! Firma, El Karateca”, alerta un cartel. Otras, saltan a la luz en el entrenamiento: durante esa hora y media no habrá lugar para la charla. Sin embargo, nada de esto tiene que ver con el rigor, todo lo contario, aquí reina un clima alegre, “pero se entrena de verdad”.

Y mientras la cumbia suena a  todo volumen “ellas” sacuden el aire con izquierdas en punta, ganchos, cross y derechazos imitando los movimientos del director de esta orquesta: el Karateca, sí, el mismo que protagonizó el video clip de Los Pericos “Sin Cadenas”, tema inspirado en su vida, digna de una película. (Ver video: http://youtu.be/rXCbSIKB9mI ).

Entrevista al Karateca Medina:

¿Qué significa boxeo recreativo?
Que no se matan en un ring. Los alumnos aprenden la técnica del box y realizan la misma gimnasia que haría cualquier pugilista profesional, con idéntica intensidad, pero en vez de pegarse entre ellos le pegan a una bolsa. Y aquellos que suben al cuadrilátero para hacer guantes, no permito que se maltraten, porque la idea es divertirse. Estoy convencido de que el entrenamiento del boxeo es el mejor psicólogo, ya que es lo más completo y aeróbico que hay para mejorar el cuerpo y la mente.

¿Por qué creés que tanta gente se enganchó con esta propuesta?
Porque lo toman como un cable a tierra. En esta actividad realmente descargás tensiones y hasta resulta ideal para combatir el maldito stress. Además se transpira mucho, por lo que la gente baja de peso. De hecho, muchos vienen por esa cuestión, es que al mes – si hay constancia – el cuerpo empieza a cambiar para bien. Acá no se boludea se entrena en serio. El entrenamiento termina siendo una terapia, la gente llega con sus problemas cotidianos y no te digo que acá los van a solucionar, pero te puedo asegurar que al finalizar la clase esos mismos problemas los ves de otra manera, con la mente bien relajada, lo que facilita buscar soluciones.

¿Cómo es el método de enseñanza?
Transmito a mis alumnos todo lo que aprendí en mi carrera. Les enseño a caminar y retroceder como lo hace un boxeador arriba del ring en pleno combate, también cómo sacar los golpes o cubrirse de éstos y movimientos de cintura. Además se trabaja con pesitas para agarrar agilidad y velocidad al momento de lanzar una izquierda, derecha, cross o gancho. Esos mismos golpes luego se practican en la bolsa.

¿Entrenás personas que quieran convertirse en boxeadores profesionales?
¡No! Y voy a explicarte el porqué: los boxeadores mientras no son nada está todo bien, pero cuando empiezan a ganar un par de peleítas ya te quieren pegar a vos, pasarte por arriba en muchos aspectos y, como si esto fuera poco, después se van con otro. Por esta razón elegí hacerlo recreativo, o sea, para gente común. Acá entrena una ama de casa, un papá, jueces, fiscales, médicos, policías, un pibe que reparte pizza en moto, chicos de La Cava, otros de la Horqueta; y hasta te cruzás caras conocidas del deporte o el espectáculo, porque vienen actores, corredores de TC, jugadores de fútbol, rugbiers. Todos los estratos sociales se mezclan, pero siempre con normas y reglas, el que no las respeta le digo que se vaya.

AHORA ELLAS TAMBIÉN SE SUBEN AL RING

box femenino-----

 

Disfrutan. Al parecer les resulta divertida la idea de jugar a ser boxeadoras tres veces a la semana. Después de la parte aeróbica llegará la hora de pegarle a la bolsa, por eso extienden sus manos para que el profe las vende. “Es para evitar lesiones”, explica un ayudante de Medina.

“Cargá el peso en la pierna de adelante. Cuando sacás el croos tenés que girar todo el torso”, enseña un Karateca motivador que, a un costado de las chicas, indica, corrige, bromea y arranca carcajadas, todo un personaje.

 

¿Qué las motivo a elegir esta actividad? 

“Me enganché, porque además de servirte como defensa personal movés todos los músculos del cuerpo”, comenta Carolina Villalba (17), que está terminando la secundaria, mientras se pone en guardia y se prepara para conectar un derechazo en la bolsa. Al lado de ella se encuentra Laura Jaime (23), que habla sin pelos en la lengua: “Me habían cansado los gimnasios donde hay aparatos de musculación, porque las chicas se la pasan mirándose al espejo y hay un clima como de competencia ridículo. Creo que por eso busqué algo que sea menos femenino y así fue como encontré este lugar donde me siento muy cómoda”.

“La idea es pasarla bien, divertirse y sacarse los líos de encima. Noto que les gusta la gimnasia que este deporte tiene. Asimismo se sienten cómodas, porque ningún hombre se acerca a molestarlas. La verdad resulta sorprendente ver como las mujeres aprenden rápidamente la técnica y sacar los golpes, incluso, ¡mejor que los hombres!”, revela – entre risas – otro ayudante del Karateca.

No miente: en el ring, Rocío Sisellia (25), masajista, practica el arte de sacar golpes con un grandote voluntario que sólo se digna a esquivar y cubrirse. Pero ella con una habilidad y velocidad que sorprende lo acorrala en una esquina del cuadrilátero a fuerza de izquierdas y derechas potentes. “Empecé hace tres años. Pasaba por la puerta del gimnasio y me llamaba la atención el ring, que resulta imponente, hasta que decidí empezar boxeo”.

Florencia Gayoso (33), diseñadora de ropa, y Yanina Prata (30), psicóloga, cierran el último round de esta nota: “La gimnasia es muy intensa y logramos desenchufarnos por un buen rato. Además, el cuerpo se tonifica y se armoniza”.

 

 

 
OPINIÓN
Erica “La Pantera” Farías
Boxeadora (Campeona Mundial ligero interina CMB)

PANTERA. Recomienda el entrenamiento del boxeo.
PANTERA. Recomienda el entrenamiento del boxeo.

 

 

 

 

 

 

 

“La gimnasia del boxeo te mantiene en forma”

Les recomiendo la gimnasia del boxeo a las chicas porque es increíble la descarga de adrenalina. Además, este entrenamiento posee la ventaja de ser una de las actividades más completas tanto desde lo físico como de lo psíquico, porque relaja y la mente queda en paz. Pero fundamentalmente la rutina te mantiene en forma y eso nos hace sentir bien a las mujeres. A todas aquellas que aún no encuentran una disciplina física que las convenza o, quizás, ya se aburrieron de los aparatos de musculación les recomiendo el boxeo recreativo. Con respecto a los hombres que todavía miran con cierto recelo el boxeo femenino lo tomo con humor. Creo que machismo hubo, hay y habrá, mientras la mujer tenga existencia en este mundo. ¿Será que el hombre no soporta que nosotras tengamos las mismas condiciones o mejores aún? Sucede en todos los ámbitos de la vida, no sólo en el boxeo.

 

PERFIL DEL KARATECA MEDINA:

karateca medina 1

De la miseria a la gloria en los 80´, década en la que Jorge Medina, más conocido como el Karateca (por su pasado en las artes marciales) protagonizó veladas memorables en el Luna Park (hizo 13 peleas de las cuales 12 fueron estelares). Ahí mismo fue el despegue, cuando en 1982 ganó el campeonato “Félix Daniel Frascara” en la categoría mediano juniors.

Hijo de padres golpeadores no tuvo una niñez fácil, a los diez años se fue de la casa a vivir a una villa miseria, en Malvinas Argentinas. Dice haber pasado hambre y que se aferró al boxeo por necesidad para salir de la marginación. Pero, gracias a este deporte, el rumbo de su vida cambió por completo a tal punto que aterrizó en Posadas y Callao, Recoleta, su nuevo hogar. “Conocí la estatua de la Libertad antes que el obelisco y probé el bife de chorizo en Nueva York”, ilustra.

El éxito parecía estar de su lado. Nada lo frenaba. Pero, en 1985, a días de volar hacia Estados Unidos para hacer una pelea de semifondo por el título del mundo, lo inesperado: un colectivo lo atropella, mientras iba en su Kawasaki 650 en la Ruta 202. Su mano derecha queda prácticamente destruida y los médicos le dicen que no podrá volver a pelear.

“Me faltaban pedazos de tendones, tenia los huesos astillados. En un hospital me quisieron cortar los dedos, pero me negué, entonces me fuí a otro en Ranos Mejía, donde me salvaron la mano”, recuerda Medina que en aquel entonces tenía 24 años y una carrera ascendente. “Se me apagaron todas las luces, mis proyectos murieron. Probé la cocaína y no pude parar. La droga fue mi anestesia para no sentir tristeza. Antes del accidente yo era más sano que el arroz con leche”, recuerda.

karateca medina 2
El jet set de aquella época le abrió las puertas y el karateca se mezcló con la farándula, la noche. Entabló fuertes amistades con Alberto Olmedo, el Polaco Goyeneche y Diego Maradona (con quien vivió dos meses en Nápoles), entre otros.

Hoy, a la distancia, las paredes del gimnasio, repletas de páginas de diarios y revistas con reportajes al ex boxeador, son testimonio fiel de su increíble historia de vida: van desde la gloria, en la sección de deportes, hasta su etapa más oscura en la parte de policiales. Tal es el caso del diario Crónica, que en septiembre de 1985, publicó en su portada: “Chocó Karateca Medina: el boxeador sufrió grave lesión en mano derecha”. Y más abajo vaticina lo peor: “No podría volver a pelear”. O Clarín, que en junio del 87, decía: “Tráfico de drogas: ex púgil preso”.

Cinco años de cárcel fueron el límite a un ritmo de vida lleno de excesos y malas decisiones. Es que tras las rejas, según cuenta, siempre estuvo al borde de la muerte y la convivencia no era fácil, así lo demuestran las dos cicatrices de arma blanca en su piel, una en la panza y otra en la costilla derecha.

Al salir en libertad (1999) se internó en el programa Andrés para dejar atrás la adicción y cambiar su vida. Su amigo, Mariano Alvarez, tuvo un papel importante a la hora de la recuperación del Karateca. Lo cierto es que a los dos años de rehabilitación el ex púgil abrió una escuela de boxeo en San Isidro. La apuesta fue exitosa y Medina no desaprovechó la oportunidad.

box 2
“Yo no puedo ocultar mi pasado, además es una forma de contar mi experiencia que es la de una persona que se equivocó, que hizo las cosas mal, pero que pudo quebrar la historia para bien. No es fácil. Hay que poner mucho de uno, es lucha día tras día, pero como dicen los sabios querer es poder. Y hoy puedo decir que con voluntad es posible salir del infierno”, remata el Karateca, que nunca se olvida de todos aquellos que le tendieron una mano cuando estaba en la oscuridad: “Me cuesta creer todo lo que logré. Siempre le estaré agradecido a Gustavo Posee, Carlos Castellano, Mariano Alvarez y otros tantos que se han portado de diez conmigo”.

DE MARADONA A LOS PERICOS

TESORO. Una remera firmada por Maradona luce colgada en el gym del Karateca.
TESORO. Una remera firmada por Maradona luce colgada en el gym del Karateca.

¿Viviste con Maradona en Italia?
Sí, justo me había ido a probar suerte con el box en Italia después de abrirme de mi entrenador por algunas diferencias. Al Diego ya lo conocía, a él siempre le gustó el boxeo, además teníamos amigos en común. Decidí ir a visitarlo, pero era la época que llagaba al Nápoli y todo era una revolución allí, a tal punto que me resultaba imposible contactarlo. Así que se me ocurrió mandarle una foto mía, a través del conserje del hotel, con una nota que decía venime a buscar que estoy en la puerta. Así fue como compartí dos meses con él y su familia, comíamos todos juntos. Y hasta me dí el lujo de ver su primer partido con el Nápoli (debutó en el estadio San Paolo el 22 de agosto de 1984 por la Copa de Italia, ganando 4-1 con gol de Maradona incluido). Diego me dio una gran mano. Recuerdo que la última vez que lo vi en Italia nos encontramos en una plaza y él estaba con una peluca, porque – obviamente – no podía salir ni a la esquina. Me pagó el pasaje de vuelta, porque a mi ya no me quedaba un cobre. Un fenómeno. A los diez años nos reencontramos en Buenos Aires en un boliche y vivimos un mes de joda, pero eso ya es otra historia. Parte de mi pasado.
En 1998 el “Karateca” protagonizó el video clip de Los Pericos “Sin Cadenas”, tema inspirado en su vida, digna de una película. ¿Qué significó en tu vida que un grupo como Los Pericos te haga un tema?
El grupo estaba buscando algún personaje para contar su vida en un tema y me amigo, el periodista Rolando Hanglin, no dudo en recomendarme. Esa canción me integró con la juventud, porque los chicos se interesaron en conocer mi historia y muchos de ellos hoy entrenan en mi gimnasio. El tema tuvo mucho éxito.  (Ver video: http://youtu.be/rXCbSIKB9mI ).

 

Datos Utiles:

Av. Fleming 946 – Martínez (San Isidro)
TEL.: 4792-0723

5 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here