Primer trasplante con éxito de un dedo del pie a la mano en un hospital público

0
258

Por primera vez en un hospital público («El Cruce», de Florencio Varela) se realizó un trasplante de un dedo del pie a la mano a un albañil, que había sufrido un accidente laboral. 

DEDO

Por primera vez en un hospital público se realizó un trasplante de un dedo del pie a la mano a un albañil de 38 años que había sufrido un accidente laboral. Lo hizo posible un equipo de cirujanos del hospital “El Cruce-Néstor Kirchner” de Florencio Varela.

El paciente se llama Fernando y había perdido gran parte del dedo pulgar de su mano derecha, por aplastamiento. El equipo de médicos del hospital recurrió a una técnica de cirugía denominada “wrap around” para usar partes del dedo gordo del pie del paciente para reconstruirle el dedo pulgar dañado.

“El dedo del trabajador estaba todo negro, sin posibilidad de recuperarse, por lo que los médicos del hospital le propusieron llevar a cabo el trasplante. El paciente se tomó una semana para pensarlo y finalmente aceptó someterse a la operación”, detalló el director ejecutivo de “El Cruce”, Arnaldo Medina.

Por su parte, el especialista en miembros superiores y microcirugía a cargo de la intervención, Sebastián Valbuena, detalló que “en el caso de Fernando había dos posibilidades: amputarle parte del dedo quedándole como secuela el dedo más corto o realizar el trasplante utilizando parte del dedo gordo del pie a la mano”.

“La cirugía duró más de seis horas, y le permitirá al paciente tener la misma sensibilidad en su dedo que tenía antes de que se produjera el accidente”, agregó el médico cirujano.

La recuperación del albañil demandará unos meses en los que deberá realizar ejercicios de rehabilitación para lograr sensibilidad en el dedo reconstituido.

Los profesionales que participaron de la intervención dirigida por Valbuena fueron los anestesiólogos Soledad Valor y Eugenia Fernández y los doctores Emanuel Pereira y Andrés Catáneo, residente de ortopedia del Hospital provincial “Mi Pueblo” de Florencio Varela.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here