Revelan que en el mundo existen 382 millones de adultos con diabetes

0
192

dia mundial de la diabetes

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora cada 14 de noviembre, la Federación Internacional de Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés) reveló que a nivel mundial existen 382 millones de personas con diabetes, y que el número llegará a los 592 millones para 2035.

Los datos surgen de la 6ª Edición del Atlas de la Diabetes de IDF, una prestigiosa publicación que releva datos estadísticos de todo el mundo. En la Argentina, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), existen aproximadamente 2,5 millones de
adultos a quienes se les ha diagnosticado esta enfermedad crónica, de características epidémicas.

La Dra. Juliana Mociulsky, Jefa de Diabetes e investigadora principal de la Clínica de Nutrición y Salud «Dr. Cormillot», afirmó que «se estima que existe una cantidad similar de personas que tienen diabetes pero no están diagnosticadas. Y cuanto más tarde se detecta la enfermedad, peor es el pronóstico del paciente. La diabetes tipo 2, que es la más frecuente, puede prevenirse, y en quien ya la tiene, el diagnóstico precoz cambia el tratamiento y el pronóstico de la enfermedad. Por eso, no hay que esperar a tener los síntomas de diabetes; quienes pertenecen a grupos con factores de riesgo deberían realizarse controles periódicos.

Estas personas son:
mayores de 40 años de edad con antecedentes familiares de diabetes tipo 2, con sobrepeso u obesidad, sedentarismo, mujeres que hayan tenido diabetes en el embarazo o hijo de más de 4 kilos al nacer, y todos aquellos con síndrome metabólico (hipertensión arterial, colesterol elevado y otros)».

«Se diagnostica diabetes cuando -en dos determinaciones- los valores de glucosa en sangre (glucemia) en ayunas son de 126 mg/dl o más; cuando una determinación en cualquier momento del día supera los 200 mg/dl; o cuando la prueba de tolerancia oral a la glucosa (que toma la glucemia basal y a los 120 minutos, luego de una ingesta conocida de glucosa) supera los 200 mg/dl», explicó la especialista.

La diabetes es una enfermedad crónica causada por una incapacidad del organismo para producir o utilizar la insulina. Ésta es una hormona secretada por el páncreas que permite controlar los niveles de glucosa (azúcar) en sangre a fin de utilizarla como energía. Sin insulina, los niveles de glucemia se elevan y causan a largo plazo daños irreversibles a nivel vascular en órganos y tejidos1. Si no se trata, puede causar complicaciones tales como ataque cardíaco, ceguera, insuficiencia renal y amputación
de extremidades inferiores.

La Dra. Mociulsky enfatizó que «dado que se trata de una enfermedad crónica, es importante implementar un tratamiento que facilite la adherencia del paciente, para que lo realice a lo largo del tiempo. Por eso nos basamos en tres pilares: alimentación (comer en forma ordenada y con distribución adecuada a lo largo del día, incorporar más fibras, reducir grasas e hidratos de carbono, y disminuir la sal); actividad física (que mejora el funcionamiento de la insulina, ya que los tejidos la absorben más eficientemente, y ayuda a perder peso, normalizar los valores de colesterol y de presión arterial) y medicación, que debe adecuarse a la vida del paciente para que no produzca aumento de peso ni hipoglucemias (bajas súbitas de azúcar en sangre). Si el paciente baja de peso, requerirá cambios en la medicación, por eso es vital el control médico periódico: el tratamiento de la diabetes es dinámico».

Una fuerte carga
A pesar de que el cuidado de la diabetes ha mejorado enormemente en las últimas décadas, aún existen millones de personas que mueren a causa de esta enfermedad: según las cifras de la IDF, en 2013 morirán 5,1 millones debido a sus complicaciones. En Argentina, según el Atlas se calcula que morirán más de 15 mil personas por diabetes este año.
Tres pasos para prevenirla:

1. Conocer el riesgo

*La diabetes tipo 2 (la más común) afecta por lo general a personas mayores de 40 años
de edad que no hacen actividad física regularmente y que no llevan una dieta sana.
*La diabetes tipo 1 por lo general se presenta en menores de 20 años de edad.

Existe más riesgo de desarrollar diabetes en personas:
* mayores de 40 años
*con sobrepeso u obesidad
*con antecedentes familiares
*descendientes de hispanos, asiáticos, afroamericanos o aborígenes americanos

2. Comer en forma saludable
* Más frutas y vegetales
* Menos grasas saturadas (manteca, queso, crema, carnes grasas)
* Menos azúcar
* Llevar un plan alimentario recomendado por su médico
* Si se intenta perder peso, se considera saludable una reducción de entre 0,5 y 1 kg. por
semana.

Basar la alimentación saludable en opciones bajas en grasas, como:
*Frutas y vegetales
*Granos enteros
*Carnes magras y pescado
*Lácteos descremados

3. Haga ejercicio en forma regular
La actividad física regular ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en sangre,
reduce el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas y mejora la sensación de
bienestar.

Tips para comenzar:
1. Empezar despacio: Permite disfrutar de los beneficios de ejercitarse sin sufrir
dolores al otro día.
2. Que sea breve: Sólo 30 minutos, tres veces por semana, pueden prevenir o
posponer la diabetes tipo 2.
3. Divertirse: Haga algo que disfrute. Actividades sencillas como caminar o bailar
pueden contribuir a bajar la presión arterial, el colesterol y el riesgo
cardiovascular.
4. Socialice: Con aplicaciones como el cuentapasos «Walk», contar sus pasos,
controlar las calorías que gasta, y compartir en redes sociales sus caminatas y
resultados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here