Enfermedades no transmisibles: Argentina expuso avances ante la ONU

0
162

En una reunión plenaria convocada por la Organización de las Naciones Unidas, el viceministro de Salud de la Nación, Eduardo Bustos Villar, defendió la necesidad de aplicar políticas públicas más enérgicas para desalentar el consumo de alimentos no saludables y promover la actividad física para enfrentar el sedentarismo.

onu 1

El viceministro de Salud de la Nación, Eduardo Bustos Villar, instó a reforzar las regulaciones para desalentar el consumo de alimentos no saludables y promover la actividad física para enfrentar el creciente fenómeno del sedentarismo y reducir los factores de riesgo sanitario.

Fue en la reunión de alto nivel convocada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el fin de evaluar los avances en medidas de prevención y control de enfermedades no transmisibles (ETN) acordados en la Asamblea General de 2011.

“La obesidad es uno de los problemas y desafíos que enfrentan todos los países del mundo, y que por ende, requerirá políticas públicas integrales más enérgicas tanto a nivel nacional como regional y global».

En ese sentido, agregó que «están próximo a recibirse» los resultados de la 3° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, instrumentada por la cartera sanitaria nacional, lo que permitirá «tener un panorama más claro de lo que está sucediendo con la epidemia de obesidad» en Argentina.

«Desde la legitimidad que nos otorgan los logros y progresos realizados en beneficio de la salud de los argentinos instamos a los países miembros de la ONU a diseñar e implementar políticas que incluyan claramente a la regulación de la publicidad de alimentos; a desplegar acciones dirigidas a promover el consumo racional de azúcar; a propiciar medidas para reducir la ingesta de alimentos no saludables y a promover la actividad física en nuestras comunidades», puntualizó Bustos Villar.

«Con satisfacción y orgullo, podemos decir que la República Argentina lidera en la región la regulación de las grasas trans, y que a partir de diciembre de 2014 seremos un país libre de ellas», comentó ante los representantes de los 193 países miembros de la ONU que asistieron a la primera jornada de esta reunión, que inauguró la directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan.

Bustos Villar indicó que también se profundizó la política de reducción del consumo de sal, a través de una ley nacional específica. Reglamentamos la ley nacional de control de tabaco; y actualizamos nuestra ley de diabetes ampliando la cobertura a los pacientes que la padecen.

Cada año, 38 millones de personas, de las cuales 28 millones residen en países en desarrollo, mueren a causa de enfermedades no transmisibles, como la diabetes, las afecciones cardiovasculares y cerebrales, según las estadísticas de la OMS.

El funcionario alertó sobre la necesidad de trabajar enérgicamente en la prevención y detección precoz del deterioro neurocognitivo, que se expresa en depresión, demencias y otras patologías derivadas del aumento de la expectativa de vida de los adultos mayores.

«Si no lo hacemos, estaremos perdiendo una oportunidad inmejorable para combatir los males que afectan a nuestros pueblos desde el siglo pasado, pero que constituyen en el siglo XXI una verdadera epidemia, como es el caso del sobrepeso y la obesidad, que condicionan gravemente el desarrollo armónico de nuestros países», agregó el viceministro de salud.

La reunión de alto nivel de la ONU también estuvo destinada a debatir la forma de intensificar medidas para reducir la carga de enfermedades no transmisibles, que tienen su mayor impacto en los países en vías de desarrollo y los de menores recursos.
Datos adicionales

Las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) tienen una larga duración y su evolución es generalmente lenta. En su conjunto, son responsables de más del 60 por ciento de las muertes, de las cuales 80% ocurren en países de bajos y medianos ingresos.
Las principales ECNT son la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la enfermedad renal, y se caracterizan por compartir los mismos factores de riesgo: el tabaquismo, la mala alimentación, la falta de actividad física y el consumo excesivo de alcohol.

En 2011, la Asamblea General de la ONU aprobó un plan de acción mundial diseñado en el seno de la OMS para detener y reducir las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles en un 25% para el año 2015.

La organización sanitaria internacional advirtió que 16 millones de personas mueren cada año en forma prematura, antes de alcanzar los 70 años, y que desde 2000 el número de víctimas ha aumentado en todo el mundo.

El Ministerio de Salud de la Nación lleva adelante una Estrategia Nacional para la Prevención y Control de las Enfermedades No Transmisibles que comprende al Plan Argentina Saludable, la vigilancia de las enfermedades y sus factores de riesgo y la reorientación de los Servicios de Salud para la atención de estas afecciones.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here