Melanoma: el uso de dos fármacos mejora resultados en tumores de piel metastásicos

1
242

En el Congreso Europeo de Oncología (ESMO) que se celebra en Madrid se presentó un estudio que demuestra que la combinación de dos tratamientos es superior en resultados a lo que se lograba hasta ahora inihibiendo únicamente BRAF.

MELANOMA ---

 

Cinco años atrás el descubrimiento de una mutación en el 50 por ciento de los tumores de piel metastásicos permitió revolucionar el pronóstico del melanoma, uno de los tipos de cáncer más agresivos. Este hallazgo derivó en una nueva familia de fármacos (inhibidores de BRAF) que mejoró significativamente el pronóstico de estos pacientes. Sin embargo, muchos pacientes iban recayendo a la terapia e, incluso, desarrollando segundos tumores.

Afortunadamente, en el Congreso Europeo de Oncología (ESMO) que se celebra en Madrid (España) se presentó un estudio en una de las sesiones plenarias de ESMO que coincide con la publicación de dos trabajos paralelos en la revista The New England Journal of Medicine (NEJM). Con fármacos de diferentes laboratorios, pero idénticos mecanismos de acción, se llegó a la conclusión de que la combinación de dos tratamientos es superior en resultados a lo que se lograba hasta ahora inihibiendo únicamente BRAF.

El doctor Antoni Ribas, investigador de la Universidad de California (EEUU) y coautor en ambos estudios, explicó que al inhibir la mutación BRAF, los melanomas se defienden y aprenden a activar una segunda vía (MEK), por lo que no era extraño incluso que un 25% de estos pacientes desarrollase un segundo tumor de piel en una localización diferente causado paradójicamente por su tratamiento contra el melanoma.

La novedad es que al añadir un segundo fármaco contra esta vía alternativa (un inhibidor de MEK), se logran respuestas más duraderas y una menor tasa de toxicidad, así como menos incidencia de esos tumores secundarios.

El nombres de los medicamentos (vemurafenib y cobimetinib en uno de los trabajos, trametinib y dabrafenib en el segundo NEJM) es quizás menos importante que el mensaje principal que se desprende de estas investigaciones.

“El doble bloqueo de ambas vías es superior a la monoterapia”, sostuvo Luis de la Cruz, oncólogo del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, uno de los centros españoles participantes en uno de los dos estudios -el que se ha presentado en ESMO-.

«Hasta ahora habíamos visto los beneficios de añadir un inhibidor de MEK en los estudios preclínicos, pero este estudio demuestra que tiene un impacto clínico significativo». Eso sí, admite, con un seguimiento tan sólo de siete meses por el momento, es pronto para ver si añadir un segundo medicamento también se traduce en una supervivencia más prolongada de los pacientes con melanoma. Una idea en la que coincide el doctor Ribas: «los datos de supervivencia aún son preliminares, pero van por la buena línea».

Desgraciadamente, en un cáncer tan agresivo como el melanoma metastásico, los resultados se miden todavía en los meses que se logra retrasar la reaparición de la enfermedad, es decir, el tiempo que la medicación logra mantener controlada la enfermedad (unos tres meses más que cuando únicamente se utiliza uno de los fármacos).

El doctor De la Cruz admite que uno de los problemas de estos nuevos tratamientos, como insisten desde hace tiempo los oncólogos, es su elevado precio.

«Aunque espero que estos resultados no signifiquen que la terapia combinada sea el doble de cara que la monoterapia». Al fin y al cabo, en el caso de los inhibidores de BRAF y MEK, son varios los laboratorios que tienen en cartera este ‘cóctel’ de dos fármacos que funcionan mejor juntos que por separado (Roche y GSK financian los estudios del NEJM), por lo que no sería descabellado pensar en un precio combinado.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here