Covid-19: “En Argentina lo peor ya pasó”

Así lo afirmó a Noticias de Salud Radio el Dr. Ramiro Larrea, presidente del Congreso Nacional de Medicina, un gran evento académico y docente que reúne a distinguidas personalidades del ámbito científico. “Estamos ganando la pelea, ya no tenemos el estrés de mayo y junio, pero no debemos bajar los brazos”, sostuvo el médico. 

 

Noticias de Salud Radio entrevistó al Profesor Dr. Ramiro Larrea (MN 84.027) que fue el presidente del XXVIII Congreso Nacional de Medicina. Organizado por la Sociedad Argentina de Medicina (SAM) se realizó en forma virtual del 7 a 11 de diciembre. Se trata de un gran evento académico y docente que reúne a distinguidas personalidades del ámbito científico. El Dr. Larrea es Jefe de Clínica Médica del Hospital Central de San Isidro y Profesor Regular Adjunto de Medicina Interna de la Facultad de Medicina de la UBA.

 

-Uno de los tantos temas que tuvo el Congreso este año fue la “Comunicación para pacientes”, cuyos disparadores fueron “Cómo dar malas noticias, ¿nos enseñan habilidades para hacerlo?”; y “Duelo. Qué tienen que saber los clínicos”.

– Cuando uno empieza la carrera no está entrenado para esas cosas porque es algo que te dan los años. La idea es instruir a través de talleres a los médicos jóvenes y darles herramientas para comunicar una mala noticia. Pero va más allá de eso, se trata de plantear que de alguna manera el paciente enfermo tenga su autonomía y sea responsable de la decisión conjunta (asesorado por el médico y el equipo profesional). Es decir, ante una situación negativa o desalentadora la decisión final es un poco de cada paciente y de la familia de cada enfermo. Por eso, debemos formar a los profesionales para abordar el tema, aprenderlo y discutirlo. Esto es importante porque la cultura de la gente va cambiando: no es lo mismo decirle una mala noticia a alguien de 70 años que a alguien de 30. Así como tampoco es igual comunicarle una mala noticia a una persona que pertenece a una cultura sajona o japonesa o a otra que tiene una cultura latina. No es solo cómo dar la noticia, sino saber a quién se le está dando esa noticia.

-¿En Argentina la pandemia está llegando a su fin?
-Me recordás a la película de “Los intocables” cuando Eliot Ness le dice a Al Capone “la pelea no termina hasta que termina”. Y la pandemia acá es un poco así. Estamos ganando ya vemos un horizonte, ya tenemos al personal (desde el médico hasta el camillero) entrenado. Ya no tenemos el estrés de mayo y junio, la cantidad de casos de coronavirus disminuyeron, pero no debemos bajar los brazos. Se vienen las fiestas, épocas de una copita de más o de un abrazo; pero debemos ser muy cuidadosos con esas situaciones hasta la llegada de la vacuna. Si bien, no es la solución del 100% del problema, nos va a disminuir enormemente la magnitud el problema Covid-19.

-¿La vacuna rusa tiene alguna ventaja sobre las otras?
-La gran ventaja de la vacuna rusa no es que tenga más tiempo en fase III, porque la vacuna de Pfizer también está en esa fase, ya la terminó y ahora se está vacunando en Inglaterra. La ventaja puede estar en la logística porque la de Pfizer necesita ser guardada a 70 grados bajo cero, por lo que transportarla a un lugar rural sería difícil. En cambio, la vacuna rusa no necesita estar a menos 70º por lo que resultaría más fácil de mantenerse en un freezer de una heladera. No es lo mismo trasladar una vacuna a 15 o 20 grados bajo cero que hacerlo a menos 80º. Por lo tanto, la logística sería más sencilla para la vacunación.

La ventaja de la vacuna rusa puede estar en la logística porque la de Pfizer necesita ser guardada a 70 grados bajo cero, por lo que transportarla a un lugar rural sería difícil. En cambio, la vacuna rusa no necesita estar a menos 70º

-Hay cierta desconfianza con la vacuna rusa Sputnik V.
-Con respecto a las autorizaciones en Argentina la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) no autorizará nada que no sea seguro. El laboratorio que desarrolló la vacuna rusa tiene a varios premios Nobel, no son unos improvisados. Por cuestiones regulatorias la FDA (Estados Unidos) y la EMA (Europa) no la aprueban; pero si ANMAT aprueba la vacuna no tenemos por qué desconfiar de la autoridad local. La verdad es que ANMAT siempre se manejó muy bien con todo lo que es autorización y regulación de medicamentos y alimentos.

-Entonces, ANMAT tiene la tarea de aprobar directamente una vacuna sin el visto bueno de la FDA y EMA.
-Claro. Siempre es más fácil hacer algo que ya está aprobado en otro lugar porque uno lo mira con más confianza. Te pongo un ejemplo: traemos un medicamento de Suiza que debe ser aprobado por la ANMAT cuando llega a nuestro país. Pero supongamos que ese conteiner con medicación estuvo al sol durante todo el transporte y al llegar a la Argentina ya no sirve. Lo que quiero decir es que por más que venga aprobado de la FDA y la EMA, en Argentina la ANMAT otra vez tiene que hacer las pruebas correspondientes antes de aprobar ese medicamento y siempre lo hizo responsablemente por lo que no habría que desconfiar.

El Dr. Larrea (derecha) en el Hospital Central de San Isidro explicando el funcionamiento de la cámara hiperbárica para pacientes con Covid-19.

-¿Cómo está el sistema de salud del Municipio de San Isidro con respecto al coronavirus?
-Estamos bien. El Hospital Central tiene cinco salas de internación general. En los meses de julio y agosto teníamos tres 3 salas llenas de pacientes Covid; hoy solo ¾ o ½ de ocupación de una sola sala. En julio y agosto el sistema entró en tensión, pero gracias a Dios nunca nos faltaron respiradores. Actualmente, los testeos de diagnóstico Covid-19 se realizan en el día; antes había que mandarlo a otros lugares y los resultados tardaban cuatro o cinco días. Hoy, en San Isidro, el índice de positividad que en julio y agosto estaba por arriba del 60% actualmente es de alrededor del 15 o 20%. Esto significa que la circulación viral del Covid-19 está disminuyendo mucho, pero no desapareció. Es de destacar la tarea que viene la realizando la Secretaria de Salud Pública de San Isidro desde la logística, la búsqueda de pacientes, la prevención, los asilamientos, la asistencia social que se hizo (junto a otras áreas) en los barrios más carenciados. A mí me tocó estar en la parte intrahospitalaria, pero lo que se hizo en la parte extrahospitalaria fue muy bueno. Los vecinos deben saber que el Hospital Central se esfuerza en tener una calidad académica, científica, humana y asistencial cada vez mayor.

Lo peor ya pasó. Esperamos que cuando venga la segunda ola ya esté la vacuna en el país para no sufrir una segunda ola como la está sufriendo Europa.

-¿En Argentina lo peor ya pasó?
-Lo peor ya pasó. Esperamos que cuando venga la segunda ola ya esté la vacuna en el país para no sufrir una segunda ola como la está sufriendo Europa. El virus (SARS-CoV-2) está mostrando tener un comportamiento estacional como una gripe. Podríamos esperar una eventual segunda ola para otoño, por lo que tendremos tiempo para estar preparados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí